¿Y si prefiero no dar el pecho a mi bebé?

NO QUIERO DAR EL PECHO

Si estás embarazada puede que te estés planteando que tipo de alimentación prefieres dar a tu bebé. Todas somos conocedoras de los beneficios de la lactancia natural, y es evidente que la leche materna es buena para el bebé. Esta se produce única y exclusivamente para esta función. Sin embargo, pocos nos informan acerca de los beneficios de dar el biberón.

Ante todo creemos que el decidirse por una u otra opción es una decisión completamente personal. Nadie, excepto los implicados, debería inmiscuirse. Las madres que deciden dar el pecho en público, se sienten presionadas socialmente por hacerlo. De la misma manera, es habitual que las madres que deciden no dar el pecho sean “juzgadas” por su entorno.

no quiero dar el pechoNo juzguemos a las mujeres que prefieren no dar el pecho

Es importante, antes de realizar estos juicios, tener en cuenta que las leches infantiles actuales están perfectamente logradas, aportando al bebé todos los nutrientes necesarios para un correcto desarrollo. Y, sobre todo, ser conscientes de que cada persona tiene su propia situación personal, familiar y laboral, y no hay una sola opción válida para todas ellas. Todo esto sumado al hecho de que algunas madres en realidad desearían dar el pecho pero no pueden hacerlo por no tener suficiente leche o porque les resulta muy doloroso.

Los principales beneficios de decantarse por una alimentación con leche infantil son:

  • Mayor flexibilidad y comodidad para la madre: A menudo las madres se sienten algo agobiadas con la total dependencia de un bebé durante los primeros meses de vida, que hace que no puedas separarte de él por mucho tiempo. Al alimentarle con biberón, esta función puede ser realizada por cualquier otra persona de la familia, incluyendo al padre, lo que además puede derivar en una mayor intimidad de éste con su hijo, en especial durante los primeros meses de vida, en los que los padres suelen estar más despegados del bebé.
  • Mayor independencia laboral: La incorporación al trabajo será menos traumática, debido a esta mayor flexibilidad de la que hablábamos en el punto anterior.
  • Libertad en la dieta: No tendrás que renunciar a ningún alimento o bebida.
  • Mayor firmeza del pecho y evitar la aparición de grietas.

Nuestra conclusión

En definitiva, la opción de no dar el pecho es perfectamente válida y no debería considerarse tan sólo si existe alguna problemática que lo recomiende, sino como una opción perfectamente valorable que sólo la afectada debe escoger. No hay ninguna contra indicación para el bebé y puede convertir la experiencia de la madre en menos estresante, sin que esto tenga porque incidir en la relación de intimidad que se crea con el bebé, ya que simplemente el hecho de darle el biberón creará esta relación que se ha venido fraguando también durante los nueve meses de embarazo

Mercedes Fuster

LIBERTYTEST

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.