Parto por cesárea

Quiero un parto por cesárea

Valora esta página

LA CESÁREA A LA CARTA

¿Estás segura?

Parto por cesáreaExisten muchos motivos por los que muchas mujeres desean que se les practique una cesárea cuando llegue el momento del parto. En la mayoría de los casos, subyace un miedo al dolor del parto, en otros, puede ser por hacer coincidir el nacimiento con una fecha concreta, o simplemente por comodidad. Lo primero que deberías saber (si es que no lo sabes ya) es que una cesárea es una intervención de cirugía mayor, con los riesgos que esto conlleva. Yo misma pedí por activa y por pasiva una cesárea programada cuando estaba embarazada, pero el equipo médico del hospital, no veía ningún motivo por el que debiera someterme a una, así que no lo conseguí. Al final mi parto se complicó y terminó en cesárea, pero os aseguro que me hubiera encantado poder terminar el trabajo de parto, porque con la epidural, conseguí estar disfrutando en lugar de sufrir. En mi caso además, tuve anestesia general, así que me perdí ese momento en el que te ponen al bebé encima y le ves por primera vez. Todo cambia mucho cuando estás en el paritorio, pero vamos, esta es mi opinión, cada una somos un mundo.

PÍDELOS YA EN TU FARMACIA

PÍDELOS YA EN TU FARMACIA

En qué consiste una cesárea

En esta operación, se practica una incisión en el abdomen y el útero, también llamada laparotomía, para sacar al bebé. Hace tiempo, la incisión se hacía de forma vertical, desde el ombligo al pubis, pero conllevaba más complicaciones, por no hablar del tema estético, ya que te dejaba una cicatriz bastante visible y además, se cortaban los músculos del útero por lo que era casi imposible que el siguiente parto fuera natural, porque el útero no soportaba las contracciones. Por entonces, el hecho de tener una cesárea, casi obligaba a pasar por otra en cada embarazo. Hoy en día, en la inmensa mayoría de las cesáreas, el corte es horizontal, siguiendo el recorrido de las fibras musculares del útero y además de quedar la cicatriz oculta casi por completo, es viable que en el siguiente embarazo puedas tener un parto vaginal.

En qué casos se practica

Durante el parto, el ginecólogo puede decidir practicar una cesárea por multitud de motivos, los más comunes son:

.- Cuando el parto es prolongado y existen dificultades físicas (agotamiento de la madre, posición del bebé incorrecta, pelvis estrecha, por ejemplo)

.- Por sufrimiento fetal.

.- Infección intrauterina.

.- Parto múltiple.

Antes del parto, se puede programar si tu ginecólo prevé que puede ser un parto de alto riesgo por algún problema que se haya detectado durante el seguimiento del embarazo.

La anestesia

Anestesia epiduralNormalmente, las cesáreas se realizan con epidural, que es un potente analgésico, y no una anestesia, como casi siempre se ha creído. Esto permite que los padres puedan ver al bebé nada más nacer y que la madre no se pierda ese momento piel con piel, tan beneficioso para el bebé y ella misma. Yo me perdí esto, y la verdad, me dio mucha pena.

Cuando la madre se encuentra en un estado de gran ansiedad, en ocasiones se suministra una suave anestesia general. En estos casos, la madre no conocerá a su bebé hasta que pasadas unas horas y tras esperar en la sala de reanimación, la suban a la habitación. Lo normal es que te encuentres mareada y aturdida, pero la ilusión de verle por primera vez es la misma.

Los riesgos de una cesárea

Según el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido, se producen tres veces más muertes en partos por cesárea que en partos vaginales. En realidad no es posible conocer el porcentaje real, ya que las mujeres a las que se les practica una cesárea, ya de por sí, tienen un parto con riesgo. Por otra parte, como he dicho al principio, se trata de una cirugía mayor, por lo que sus riesgos son los mismos que cualquier operación quirúrgica. Los bebés nacidos por cesárea, suelen tener más problemas para respirar nada más nacer y si ha habido anestesia general, es posible que tarde en empezar a poder comer, pero afortunadamente hoy en día, la preparación del equipo médico puede solventar estos problemas con rapidez y eficacia.

La recuperación

Si has elegido una cesárea sin un motivo médico importante, tienes que tener en cuenta que la recuperación de una cesárea es larga y dolorosa. A esto tienes que añadir, que no vas a poder recuperarte en la cama a cuerpo de rey, porque tu bebé te necesita todo el día. Aunque tengas ayuda, la llegada de un bebé es muy estresante. Piensa que en tu casa todo cambia radicalmente, por un lado, olvídate de dormir a pierna suelta porque estás “muy mal” ya que tienes que alimentar a tu hijo y aunque os turnéis para hacerlo en el caso de darle biberones, tu pareja tiene también que dormir en algún momento. Otra cosa que te va a pasar (aunque espero que no) es que la gente a tu alrededor no es consciente de lo demoledor que ha sido para ti todo, que tienes una cicatriz que no te deja ni toser porque te duele, que estas extremadamente débil por la pérdida de sangre, que seguramente tienes anemia y un sinfín de sensaciones y emociones que te dejan derrotada. También se dan casos de mujeres que se recuperan de una cesárea sin enterarse, todo depende del parto y de las fuerzas que guardes. La otra cara de la moneda es el parto vaginal, en la inmensa mayoría de los casos, al día siguiente estás como nueva, mejor incluso que antes de ponerte de parto.

De todas maneras, yo pasé por un parto de 12 horas con cesárea para terminar, y aunque me quedé para el arrastre,  con una anemia que me duró un año, tengo un recuerdo precioso del día en que nació mi hijo. Espero que tu parto sea corto, indoloro y muy emocionante.

¡Un abrazo!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *