Miedo al parto, cuándo se pierde

Miedo al parto, cuándo se pierde
1 5

El miedo al parto se suele perder durante el último mes de embarazo

el miedo al parto

Normalmente, las embarazadas primerizas solemos tener pánico a que llegue el momento del parto. Nos han contado de todo, y ninguna de esas cosas son indoloras. También están los testimonios de nuestras madres, que en muchos casos no tuvieron la suerte de tirar de epidural. El relato de estos partos, pone los pelos como escarpias al más sereno. Si eres primeriza, te voy a dar buenas noticias.

Durante los primeros cuatro meses de embarazo

El parto está tan lejos, que apenas piensas en ello. Si no tienes molestias o nauseas, serán unos meses muy dulces, ya empiezas a tener tripilla y estás en una nube. Así que esos meses que nos quitamos de encima, no hay miedo ni nada parecido, todo es genial.

Desde el quinto mes hasta el octavo

Aquí ya la tripa va creciendo a pasos agigantados. Por eso, comenzamos a ver más cerca el momento del parto y como no, entramos en pánico. No solo por los dolores de las contracciones, sino porque el simple hecho de pensar en la aplicación de la epidural nos causa escalofríos. A ver, nos van a pinchar en la columna vertebral, y eso ya de por sí nos aterroriza.

Pero entonces, cuando lo pensamos, nos damos cuenta de que lo peor será que no nos puedan poner la epidural, o porque no de tiempo o porque el anestesista esté en otros menesteres. Estos pensamientos nos hacen tener pesadillas y mucho, mucho miedo. Mientras esperas, es importante que te mantengas relajada. Existen métodos rutinarios para embarazadas basados en la música. No solo te relajarás tú, también tu bebé estará más feliz durante la gestación.

A partir del octavo mes

En este periodo, seguramente estarás tan harta de tu cuerpo, que empiezas a perder el miedo al parto. Lo único que piensas es en pasar el trago y terminar de una vez con los pies hinchados, las malas digestiones, el no poder dormir del tirón porque te haces pis a cada rato, la dificultad de darte la vuelta en la cama (aquí normalmente colabora la pareja empujando como si fueras una croqueta) y sobre todo, tienes tantas ganas de ver a tu bebé, que todo el terror se diluye.

La epidural no la vas a notar, te lo aseguro. En primer lugar, porque es algo molesto pero no doloroso, y en segundo lugar, porque cuando empieces a tener contracciones, cualquier cosa te va a parecer un paseo por el campo. Y la buena noticia: cuando tengas la epidural puesta, no te vas a enterar de nada, dolores fuera. Exceptuando algunos casos, los partos de hoy en día son bastante fáciles de llevar. No te vas a librar de las contracciones del comienzo, pero hasta eso hace ilusión. Si te ha gustado nuestro artículo, compartelo en tus redes sociales, para nosotros es importante ¡También puedes darnos alguna estrellita!

¡Feliz parto!

Libertytest – Tu tienda de test de ovulación y embarazo

Artículos Relacionados

Ecografía 3D y 4D, la experiencia CÓMO SE VIVE UNA ECOGRAFÍA  4D Ecografía 3D 4D en ECOX Mi bebéHace tiempo, publicamos un artículo sobre las ecografías 4D, en el que os contába...
Síntomas de implantación del embrión ¿ES POSIBLE SENTIR SÍNTOMAS DE IMPLANTACIÓN? Momento de la implantación En ocasiones sí hay síntomas de implantación No es habitual y requiere de ...
Embarazo problemático ¿Es tu caso? ¿Estás teniendo un embarazo complicado? Muchas veces, mientras estamos en la búsqueda de un embarazo, idealizamos el proceso. Es algo que no se puede...
Estoy embarazada Estoy embarazada ¿Ahora qué? El primer momento El ácido fólico es muy importante durante el embarazoFelicidades, por fin lo has conseguido. Pue...
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *