Mi experiencia con la FIV

Mi experiencia con la FIV
2 3.5

Cómo fue mi FIV

Fecundación in vitroUna vez confirmado que ¡por fin! estoy embarazada, me he decidido a contar mi experiencia con la FIV, por si pudiera resultar de ayuda a otras mujeres que estén pasando por el proceso, o pensando en hacerlo. A mí me ayudó conocer la historia de otras madres que habían conseguido serlo gracias a la fecundación in vitro.

Hace un año y medio decidí someterme a este proceso que, no os voy a engañar, es duro para casi todas. Me sometí al tratamiento previo, con el desequilibrio hormonal que ello supone, pero no me encontraba demasiado mal físicamente, y sorprendentemente estaba muy animada ya que albergaba una esperanza muy alta de que conseguiría quedarme embarazada. Quizá por eso lo pasé tan mal cuándo el primer intento no tuvo éxito.

En mi primera FIV sólo pudieron implantarme un embrión de alta calidad, yo sabía que eso significaba que tendría muy pocas posibilidades de éxito, pero no quería ni pensar que todo mi esfuerzo, tanto físico y mental como económico, había sido en vano, Así que cuando, tras pasar los catorce días de rigor, me confirmaron que el resultado del test de embarazo era negativo, no pude evitar sentirme la persona más desgraciada del planeta. Lloré hasta muchos días después, estaba realmente deprimida, no tenía ganas de nada… y mucho menos de volver a comenzar el proceso.

Mi marido fue muy comprensivo conmigo, lo que me ayudó a quitarme algo de presión, y decidimos que por un tiempo, sin descartar el volver a intentarlo, dejaríamos aparcado el intento de ser padres.

FecundaciónDurante este período de descanso, y cuándo conseguí dejar de sentirme una fracasada, conseguí darme cuenta de que durante los últimos años toda mi vida y, en especial, toda mi vida de pareja, había girado tan solo en torno a la posibilidad de quedarme embarazada, había descuidado mi vida personal, otras facetas que antes me llenaban, incluso en mi trabajo se reflejaba esa especie de “apatía” ante cualquier cosa que no fuera un posible embarazo. Decidí entonces que eso no podía seguir así, ¿y si no conseguía ser madre nunca? no podía permitir que todas mis posibilidades de felicidad girasen en torno a quedarme embarazada. Así que comencé a retomar hobbies, a quedar con mis amigas más a menudo, a esforzarme más en mi trabajo y, especialmente, a devolver la chispa a mí matrimonio.

Tras esta etapa en la que conseguí retomar el equilibrio y las riendas de mi vida, me sentía preparada para volver a intentarlo, así que comencé de nuevo con la medicación. Esta vez consiguieron fecundarme dos embriones y hace un mes me confirmaron la feliz noticia ¡el test de embarazo era positivo!

Mercedes Fuster

Tienda online de test de embarazo y ovulación Libertytest AQUÍ

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *