La maniobra de Kristeller

MANIOBRA DE KRISTELLER, UNA PRÁCTICA PROHIBIDA

¿La has sufrido?

Tanto si la respuesta es sí, como si es no,  tienes que saber que es una práctica prohibida por la Organización Mundial de la Salud, y desaconsejada en España. No he conseguido saber por qué razón en nuestro país, esta maniobra tan peligrosa no está prohibida y solamente se desaconseja su práctica. La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, recomienda no practicarla por el riesgo que sufren, tanto la madre como el bebé, pero entonces ¿por qué no prohibirlo directamente? Ante todo debes saber que tienes tus derechos a la hora de parir.

Pero ¿En qué consiste la maniobra de Kristeller?

Cuando el trabajo de parto parece estancarse en su recta final, en ocasiones (en más de las que os podéis imaginar) la matrona o el ginecólogo, ejercen una fuerte presión sobre la tripa, por encima del ombligo, para “empujar” al bebé y presionar para que salga. También se la conoce como “presión de fondo de útero”. Yo misma estuve a punto de padecerla si no fuera porque cuando me percaté de que el ginecólogo se disponía a clavarme su codo en la tripa, le dije muy claramente que no lo hiciera. Si, tienes todo el derecho del mundo a negarte. Mi parto fue al final un poco complicado, pero os aseguro que pensando en las consecuencias que podría haber tenido para mí o mi bebé no haber impedido esto, pasar por una cesárea me pareció la mejor solución. Cinco minutos después de llevarme al quirófano, mi bebé ya estaba en brazos de su padre. Por otro lado, recuerdo que nos dijeron que no salía porque no tenía la cabecita bien colocada, en lugar de mirar hacia abajo, él miraba para arriba y claro, no cabía. Se me ponen los pelos de punta de pensar que hubiera pasado si le hubieran presionado para salir con la posición que tenía. Yo no soy ginecóloga, pero el sentido común y la prohibición de La Organización Mundial de la Salud, me hacen pensar que posiblemente, nada bueno para su frágil cuello.

Los peligros de esta práctica

Las consecuencias son como una ruleta rusa, es posible que no te pase nada, pero puede incluso causar la muerte de la madre por rotura de útero y graves lesiones o muerte al bebé. Si tienes suerte, puede que solamente salgas de ello con fuertes dolores pélvicos, con alguna costilla rota o con tu útero dañado. Fuertes hemorragias, traumatismos de diversa consideración, incluso la necesidad de extirpar el útero, son otros daños colaterales de una presión de este tipo.

Espero haberte ayudado con esta información, aunque seguro que ya habías leído sobre ello y estabas sobre aviso, pero si solamente una de vosotras, puede evitar que se lo practiquen por no saber qué le van a hacer, me doy por satisfecha. Te recordamos que tienes derecho a elegir el tipo de parto que quieres tener.

Un abrazo!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.