La alimentación durante el embarazo

La alimentación durante el embarazo
1 5

LA MEJOR DIETA DURANTE LA GESTACIÓN

La alimentación durante el embarazoÉste es quizá uno de los temas que más preocupan a cualquier mujer que esté embarazada, qué se debe comer durante la gestación, cuánto, cual es el aumento de peso normal… Ante todo hay que abogar por la sensatez, lo principal es comer bien, como en cualquier otra etapa de nuestra vida aunque, por supuesto, con algunas recomendaciones especiales, que pueden evitar problemas en el desarrollo del bebé y también en el bienestar de la madre durante el embarazo.

Antiguamente se decía que durante el embarazo había que comer por dos, esta afirmación ha sido rebatida por casi todos los profesionales pero cambiando una preposición hallaremos el quid de la cuestión, hay que comer para dos.

No se trata de comer por comer, sino de desarrollar unos hábitos alimenticios sanos, con una finalidad principal, que el feto se alimente de forma nutritiva y completa. Para ello la primera recomendación es olvidarse de las calorías vacías, sin obsesionarse, pero comer bollos, patatas fritas y otro tipo de “comida basura” no aportará nutrientes al futuro bebé, y además nos hará engordar más allá de la media razonable para lograr una recuperación medianamente rápida después del parto.

En cuanto a recomendaciones más específicas, en todos los países occidentales se ha convenido en que el aporte de ácido fólico es fundamental para evitar malformaciones, espina bífida y otros riesgos para el bebé. Lo ideal es comenzar a tomarlo antes del embarazo, pero, aun si no se ha hecho, consumirlo durante la gestación es algo que cualquier profesional médico recomienda.

El ácido fólico se encuentra de forma natural en algunos alimentos, aunque resulta complicado tomar la dosis diaria necesaria si sólo lo consumimos de esta forma, por ello la mayoría de médicos recetarán un suplemento que aporta la cantidad mínima recomendable.

El pescado es importanteTambién es altamente beneficioso el consumo de Omega 3, que se encuentra principalmente en los pescados azules y el aceite.

En cuanto a los aportes de hierro, hay diferentes protocolos según el país en el que nos encontremos, en Estados Unidos se receta a las embarazadas un suplemento de hierro, de la misma manera en que se receta el ácido fólico, en los países europeos, sin embargo, sólo se hace bajo prescripción médica, en caso de creer que exista riesgo de padecer anemia durante el embarazo, pues un aporte excesivo de hierro puede conllevar problemas cardiovasculares o cáncer en el futuro.

Con respecto a los pescados azules, se debe evitar el consumo de algunos de ellos como el tiburón (cazón), el pez espada, y reducir el consumo de atún a un día por semana, por su alto contenido en mercurio.

Para evitar el riesgo de toxoplasmosis, no se deben consumir carnes poco hechas o crudas, incluso si están adobadas, como es el caso de los embutidos. Si no podemos pasar sin ellos, congelarlos acabará con el riesgo.

También es importante no consumir lácteos no pasteurizados, y se debe tener especial cuidado con los vegetales crudos, por el riesgo que conlleva el que no hayan sido lavados correctamente, puesto que pueden contener bacterias dañinas para el desarrollo del feto.

Fuente de vitaminasSin duda, están totalmente prohibidas todas aquellas bebidas que contengan cafeína y, sin ánimo de ser moralistas, el alcohol también debería desaparecer de la dieta, aunque hay profesionales que defienden que el consumo de una copa de vino o una cerveza diarias no entraña riesgos resaltables.

En resumen, los consejos que debería seguir cualquier embarazada son:

  • Comer entre 5 y 6 veces al día, lo que evitará nauseas y vómitos, sobre todo durante los primeros meses del embarazo.
  • En cada comida principal debe consumir frutas, hortalizas y cereales integrales.
  • De 3 a 5 veces por semana debe comer legumbres y frutos secos.
  • De 2 a 3 veces por semana debe consumir pescado, huevos y carne (preferiblemente blanca, como pollo o pavo)
  • Evitar comer carne roja y, de hacerlo, que sea bien cocinada y un máximo de 2 veces por semana.
  • Muy esporádicamente consumir refrescos, dulces y otras comidas con alto nivel de grasas saturadas.

En cualquier caso, todo dependerá del estado de la embarazada, si existe o no sobrepeso, problemas como la diabetes u otras enfermedades, si la madre es vegetariana o se trata de un embarazo adolescente… Estos son consejos generales pero, sin duda, se deben seguir siempre los consejos del médico, para que el embarazo transcurra con total normalidad.

Mercedes Fuster Sanz

Test de embarazo ultrasensibles tienda online Libertytest

2 comentarios
  1. maribel
    maribel Dice:

    Hola, soy Maribel y me preocupa mi embarazo porque tuve tres pérdidas y mi miedo es que mi embarazo tenga algún problema, pero he estado comiendo frutas y pollo y tomo ácido fólico y suplementos para que salga sano. Espero que esté todo bien.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *