La adopción en España

La adopción en España
Valora esta página

PROCESO DE ADOPCIÓN EN ESPAÑA

Adoptar en España

Aunque hay personas que no la contemplan, la adopción es una opción a la que muchas parejas que no consiguen concebir por medios naturales recurren para conseguir ser padres. Se trata de una elección muy generosa, pero que hay que pensar muy bien, ya que es un proceso largo y a veces complicado, especialmente en el caso de la adopción nacional.

Otra de las reticencias de algunas parejas, a la hora de decidirse o no a adoptar a un niño, es el hecho de que no será un hijo biológico, es decir no tendrá sus genes. Para muchas mujeres, además, el embarazo es imprescindible para sentirse completamente realizadas a la hora de ser madres.

En cualquier caso, una vez tomada la decisión, y en el caso de las adopciones nacionales, debemos tener muy claro el proceso. Los requisitos son los siguientes:

  • Uno de los dos miembros de la pareja debe tener, al menos, 25 años de edad y 14 años más que el adoptado.
  • La diferencia de edad entre los padres adoptivos y el niño adoptado no debe ser superior a 40 años. En algunas comunidades autónomas esta cifra alcanza los 45 años. En la mayoría de los casos se establece la media de edad de la pareja.
  • Reunir las condiciones psicológicas necesarias para atender al menor (esto se mide mediante un informe de idoneidad) y las condiciones económicas suficientes para poder hacerse cargo del niño y de su educación. Por ejemplo, tener una vivienda apta para el cuidado del menor.
  • Convivencia mínima de la pareja de 2 años.
  • Se valora negativamente que las parejas condicionen su adopción a determinadas características del menor, como sexo, edad o procedencia socio-familiar del menor.

La solicitud debe presentarse en la institución correspondiente de cada Comunidad Autónoma, debiendo incluir la siguiente documentación:

  • Certificado de nacimiento de los solicitantes.
  • Certificado de matrimonio o, en su defecto, de convivencia.
  • Certificado de empadronamiento.
  • Documentos que acrediten ingresos estables y suficientes para la manutención del niño (nóminas, última declaración del IRPF, declaración de Patrimonio…).
  • Declaración de la existencia, o no, de hijos biológicos o adoptivos.
  • Certificado médico. Debe incluir un informe de la salud psíquica y mental de los adoptantes, así como probar que no padecen enfermedades infectocontagiosas, como el sida o la hepatitis B.
  • Documentos de cobertura sanitaria.
  • Certificado de antecedentes penales.
  • Fotocopia del DNI y dos fotos de carné de cada solicitante.
  • Certificado de Idoneidad. Este documento, imprescindible para una adopción amparada por la ley, exige que los futuros padres adoptivos superen un estudio psico-social.

Aún cumpliendo todos los requisitos y habiendo presentado los documentos correspondientes, el proceso de adopción nacional es lento, por varios factores, principalmente porque la mayoría de las parejas desean adoptar niños menores de un año y sin problemas físicos o psíquicos, y ésta es la minoría existente entre los “niños adoptables” en nuestro país.

Muchas parejas deciden optar por el acogimiento, que consiste en acoger a un menor en casa para, más adelante, si las circunstancias que han provocado la separación del menor de sus padres biológicos persisten, tramitar la adopción. El riesgo de esta opción es conocido por todos, cabe la posibilidad de que tras años de convivencia con “tu hijo” éste te sea arrebatado para entregarlo a sus padres biológicos.

Mercedes Fuster

Tienda Libertytest

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *