Embarazo problemático ¿Es tu caso?

Valora esta página

¿Estás teniendo un embarazo complicado?

Muchas veces, mientras estamos en la búsqueda de un embarazo, idealizamos el proceso. Es algo que no se puede evitar, porque, además, tener un buen embarazo es algo fantástico. Cuando las cosas se tuercen, pasamos por una fase de “con lo bien que estaba” “quién me manda” “¿por qué se me habrá ocurrido?”. No te tortures, estos pensamientos son totalmente normales. Si además de estar teniendo problemas, nos auto flagelamos con sentimientos de culpa, apaga y vámonos. Tienes que saber, que ese tipo de pensamiento es muy normal.

Este artículo está basado en complicaciones “leves” o molestas, que tienen solución o que son temporales, no en problemas importantes de la gestación.

Tengo náuseas

Las nauseas y el embarazoY no me refiero a tener el estómago algo revuelto por la mañana, sino a las pobres mujeres que se pasan el día vomitando. Coman lo que coman les sienta mal, y que no hay nada que les alivie. Esto, que se comenta incluso de forma divertida, puede ser una auténtica pesadilla si te toca pasarlo a ti. Durante los primeros tres meses de embarazo, las hormonas segregadas, actúan directamente sobre el hipotálamo. Es justo en esa zona del cerebro, donde se produce la sensación de náusea. Lo más normal es que, a partir del tercer mes de embarazo, este molesto problema desaparezca.

Estoy perdiendo líquido amniótico

Esto ya es más grave, y lo peor es, que en ocasiones ni siquiera nos damos cuenta hasta que es demasiado tarde. Ya escribimos un artículo sobre este tema, puedes leerlo aquí. Solo podemos decirte, que, a la más mínima sospecha, debes acudir a urgencias, para descartarlo o confirmarlo. Seguramente, si el test es positivo y se ha detectado pérdida de líquido amniótico, te mantendrán en observación y en reposo absoluto y no pasará nada, pero es muy importante estar pendiente. En la mayoría de los casos, la pérdida de líquido amniótico, tiene solución.

Sigo engordando demasiado durante el embarazo

Cuando cogemos kilos de mas durante el embarazoSi eres de las que, en el sexto mes de embarazo, ya has superado con creces los 11 kilos que el ginecólogo te recomendó no superar durante toda la gestación, es muy posible que no estés llevando una alimentación adecuada. También puede deberse a un problema de salud, en cuyo caso, te realizarán algunas pruebas médicas para intentar averiguar el por qué, de este sobrepeso.

Cada caso es un mundo

Vamos a dejar a un lado a todas las maravillosas embarazadas, a las que solamente les crece la tripa. Siguen estando perfectas, incluso el día que salen de cuentas y si las miras por detrás, no podrías ni imaginarte que están embarazadas. A todas vosotras, felicidades, sois muy afortunadas.

Y ahora, al grano… todas las que hemos sido pelotillas, o por nuestra estatura, o por haber crecido a lo ancho y a lo largo de igual manera, sabemos lo que es tener nuestra autoestima por los suelos. Por mucho que pienses que es temporal (que lo es) no se puede evitar sentir que ya no eres ni la sombra de lo que un día fuiste. No sé si será de ayuda, pero cuando vuestro bebé nazca, los kilitos de más os parecerán un problema superficial y pasajero.

Ocho meses de embarazo y no puedo dormir

Aunque lo normal es que desde el mes cinco, ya te despiertes por la noche unas cuantas veces a hacer pis, a los ocho meses todo se te va de las manos. Ya no solo no puedes dormir del tirón, sino que seguramente, necesitarás ayuda para darte la vuelta en la cama (a mí me pasó, no os riais) y es que te has convertido en una especie de súper pelota, muy redonda, que lucha por girar sobre sí misma. A estas alturas, habrás perdido el miedo al parto, porque estarás totalmente loca por volver a tener movilidad y recuperar tus tobillos.

Me dejo muchos “problemas” de embarazadas en el tintero, he intentado tocar los más comunes. Así que ya sabéis, todo pasa, y lo que queda es vuestro bebé y su entorno.

¡Puedes valorar este artículo haciendo click en las estrellitas!

¡Un abrazo!

Visita nuestra tienda en línea de test ultrasensibles

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *