El segundo embarazo

El segundo embarazo
Valora esta página

segundo embarazo¿Es el segundo embarazo?

En general, el segundo embarazo es diferente al primero en muchos aspectos y se vive de un modo distinto según la experiencia que la futura madre haya tenido en el primer embarazo. Pero, en general, saber lo que le espera, le permite disfrutarlo más ya que le permite anticiparse.

Aún así, si el primer embarazo fue complicado, es frecuente que la madre tenga miedo a que los trastornos o problemas del primer embarazo se repitan, algo que no tiene por qué ocurrir.

Los movimientos del bebé se perciben pronto. En el segundo embarazo, los movimientos del feto se notan a partir de la semana 14 de embarazo, mientras que la madre primeriza no los experimenta hasta la semana 20 o 22. La ventaja es que en el segundo embarazo, la madre ya conoce esa sensación y es capaz de reconocerla inmediatamente.

En cualquier caso, la madre está mejor preparada físicamente en el segundo embarazo, ya que el cuerpo recuerda la adaptación a los cambios hormonales, los tejidos son más elásticos, el cuello del útero es más blando y los tiempos del trabajo y de la expulsión también se reducen, prácticamente, a la mitad.

Además, en el segundo embarazo el parto suele ser mejor, porque ya no hay fase de preparto, es decir, cuando el cuello del útero se tiene que ablandar, acortar y centrar, esa etapa ya está cumplida, aunque hayan pasado diez años desde el primero. El útero también es más flexible, por lo que el trabajo de parto del segundo bebé suele ser más breve. La fase de dilatación suele ser más corta porque el cuello uterino se borra muy rápidamente.

El segundo embarazoTambién la vagina es más elástica puesto que no es la primera vez que un bebé pasa por el canal vaginal y todo ello suele contribuir a que el trabajo de parto resulte menos duro. Y ya que el parto es más fácil, se pierde menos sangre y hay menor riesgo de anemia en la etapa posterior.

Además, la correcta distensión del tejido del periné permite no realizar episiotomía. La razón es que la vulva se distiende mejor en el segundo parto y la episiotomía suele ser mucho más pequeña y, en ocasiones, ni siquiera es necesaria. Esto se notará en la recuperación posparto.

El bajón hormonal se supera mejor. La experiencia anterior ayuda a relativizar los problemas y a utilizar los mecanismos que ayudaron a superar la depresión del primer posparto.

También existe más facilidad para retomar la actividad sexual. Reanudar las relaciones sexuales da menos miedo.

La lactancia tampoco tiene secretos ya. El pecho y los pezones están más curtidos y la piel menos sensible. Con la experiencia anterior, la madre adaptarse con más seguridad a las necesidades de su bebé.

 Mercedes Fuster

Visita nuestra tienda de test de embarazo y ovulación Libertytest

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *