Los bebés y la música clásica

El efecto Mozart en los bebés

Valora esta página

¿En qué consiste el efecto Mozart?

 

Cómo lo descubrí yo

El efecto MozartSeguro que en algún momento, todas habéis oído hablar del famoso “efecto Mozart” y curiosamente, la mayoría de vosotras, como yo, no sabíais que existía hasta que os habéis quedado embarazadas. Yo empecé a interesarme por este tema, cuando una amiga nos regaló dos Baby Einstein, uno era de Beethoven y el otro de pintura, concretamente de Van Gogh. Mi hijo solo tenía dos meses, así que tardé unos días en ponérselo porque era tan pequeño, que ni se me pasó por la cabeza que fuera a interesarle, hasta que un día, se lo puse para probar. No nos lo podíamos creer, se quedó totalmente absorto con el video, y no solo eso, sino que cuando terminaba y salían las letras, se quejaba y lloriqueaba. Nos quedamos de piedra. Tengo que decir, que mi bebé, no le hacía demasiado caso al de pintura, pero con Beethoven, se volvía loco. El efecto Mozart, no es que sea exactamente lo mismo, pero seguramente estará basado en los mismos principios.

PÍDELOS YA EN TU FARMACIA

PÍDELOS YA EN TU FARMACIA

Los bebés y la música

Los bebés y la música clásicaAunque se han hecho numerosos experimentos, no se ha podido demostrar de manera científica el efecto de ciertos músicos en el desarrollo intelectual de los niños, aun así, nosotros creemos que por lo que se ha descubierto hasta ahora, merece la pena probarlo, ya que sí se han podido constatar resultados interesantes y, de hecho, la música de Mozart, continúa siendo objeto de investigación.

Los primeros en investigar este efecto, fueron la psicóloga Frances Rauscher (Universidad de California) y el neurobiólogo Gordon Shaw (Universidad de Wisconsin) quienes sometieron a 36 estudiantes a la Sonata para dos pianos en re mayor K448 durante 10 minutos, comprobando que tenía efectos positivos en las respuestas de razonamiento espacio temporal. Si bien estos efectos duraban solo 10 minutos, no deja de ser sorprendente.

¿Mozart tiene la exclusiva?

La estimulación de los bebés a través de la música.Pues por lo visto, no. Algún otro compositor causa el mismo efecto misterioso en  el cerebro de los niños y por eso, hemos querido cotillear un poco más sobre ello. Por ejemplo, el músico Yanni y su música new age, posee una estructura similar a la de Mozart, causando el mismo efecto. Otro músico en la misma línea, sería Bach. Tras procesar este tipo de música con potentes programas informáticos, se ha llegado a la conclusión de que su estructura posee una periodicidad de largo plazo, que no tienen el resto de las composiciones sin efecto y consiste en formas de ondas que se repiten regularmente, pero espaciadas.

La sonata K448 de Mozart, es quizás la más estudiada en este campo, ya que es la más significativa.

La explicación de los neurólogos

Mozart y el cerebro humanoPor lo visto, la música se procesa en diferentes zonas dentro de nuestro cerebro. En el lado izquierdo, se procesan el ritmo y el tono, mientras que en la zona derecha, se procesan el timbre y la melodía. El razonamiento espacial, es estimulado al sobreponerse las zonas que corresponden a tareas espacio temporales a las musicales.

Sus efectos

Los estudios sobre la música de Mozart.-  Desarrollo de la inteligencia en bebés. Aumento de la capacidad de razonamiento en niños entre los 3 y los 12 años.

.-  Mejora del desarrollo intelectual, físico y emocional. También beneficia el crecimiento.

.-  Mejora de ciertas enfermedades como la epilepsia.

.-  Desarrollo de habilidades para la lectura, escritura, lenguaje verbal y mejora en la capacidad de habilidades matemáticas.

.-  Desarrollo de la comprensión espacio temporal.

Pues ya sabéis chicas, a escuchar a Mozart como locas! y además, a nivel personal, creo que no nos viene mal disfrutar, aunque solo sea durante unos minutos al día, de uno de los más virtuosos compositores de la historia, nuestro misterioso  Wolfgang Amadeus Mozart.

Un abrazo!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *