Embarazada en la piscina

Con tripa y a lo loco

Con tripa y a lo loco
Valora esta página

ANÉCDOTA SOBRE EMBARAZADA CEDIDA POR CARLOTA

¡Con tripa y a lo loco!

Una vez nos llevaron a todos los del curro de Quick off, como lo llamaban en mi empresa (qué tiempos…, ahora la Quick off consiste en apostar a quién le va a caer la carta de despido antes de fin de mes) Pues nos llevaron a un sitio de multiaventura. Una especie de campo para jugar a tirolina, canoas y cosas así, en un paraje súper rústico que estaba cerca de la playa (desgraciadamente, no lo suficientemente cerca) Vamos… que igual hubiera valido como espacio para realizar un Proyecto Hombre, que por cierto, no digo yo que muchos de ellos no lo necesitaran.

PÍDELOS YA EN TU FARMACIA

PÍDELOS YA EN TU FARMACIA

Pues una de nuestras compañeras, estaba ya de 9 meses. Ellos no fueron en el autobús con todos nosotros, porque estaban casi fuera de cuentas, y se llevaron su propio coche por si tenían sorpresas y tenían que salir pitando a Sevilla. Ellos se lo perdieron, porque en el autobús nos partíamos de risa y cuando en el autobús cochambre sonó la canción de “Bicho malo pillé” de los Inhumanos mientras nos metíamos en un camino de baches, en un autobús con más años que Matusalén, que parecía que se iba a desmontar en el próximo pedrusco, bueno… yo creía que me daba algo de la risa. Además, ahora que recuerdo, yo por entonces estaba ligando con un compi del curro que estaba bastante bien, aunque era un poco chulesco el tío. Bueno, pues yo tonteaba con el susodicho de soslayo, a lo lejos, con mi prima al lado, que la pobre nunca se ha enterado de nada de mis fechorías, y me preguntaba: “¿qué miras? ¿Qué sonríes?” Y yo pensando…: “joe, entre los baches, la banda sonora y mi prima, aquí no hay quién ligue!!”

Embarazada en la piscinaEl caso, que la embarazadísima parecía que quería ganar medallas olímpicas en cada actividad. Se tiraba a la tirolina que la cuerda parecía que iba a ceder, se ponía a disparar con arco que no sabía ni cómo colocar la tripa para enfocar bien, se montaba en la canoa y la desnivelaba. Y no montó a caballo porque el marido se lo prohibió, le dijo, “anda, vete a la piscina a descansar”. Y todos suspirando aliviados, “uuuuuuuufffff”… pero no!! Porque allí en la piscina, la vemos que se dirige hacia el trampolín. Todos pensando:

-A dónde va Mónica?

-Al trampolín, no me lo puedo creer, que va al trampolín!!

-Pero no irá a tirarse, no?

-Que se tira, tía, que se tiraaaa!!

-Qué no!

-Qué si!! Miralaaaaaaaa!!!

Bombazo…

Efectivamente. Fue impactante verla saltar en el trampolín, que eso, del peso se descompensaba peligrosamente, y vamos, no hizo el triple mortal porque no podía doblarse en sí misma, no por miedo, sino por impedimento físico, no había espacio para ello. Todos pensábamos que iba a emerger con el niño ya en brazos feliz y sonriente, en plan parto bajo el agua.

Todos flipando, pensando “pero qué necesidad tenía la mujer de…” y por otro lado, pensando que a lo mejor quería amortizar la gasolina que habían gastado por traerse su propio coche, aunque para el caso, podían haberse traído una ambulancia, si no para la parturienta, para nosotros los compañeros, que nos tuvo todo el santo día al borde del infarto.

En fin…

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *