Aborto espontáneo

¿Qué es un aborto espontáneo?

El aborto espontáneo

Se denomina aborto espontáneo a toda interrupción involuntaria del embarazo, antes de la semana 20 de gestación. Cuando se produce después de esta semana, debemos hablar de parto prematuro.

Las causas

Pueden producirse por anomalías cromosomáticas, siendo las más frecuentes las trisomías, aunque también pueden deberse a enfermedades de la madre, pero lo cierto es, que a no ser que se trate de abortos de repetición (tres o más abortos seguidos) cualquier mujer está expuesta. Los abortos espontáneos son más frecuentes de lo que pensamos. En ocasiones, si no nos hacemos un test de embarazo, podemos pensar que hemos tenido un retraso en nuestra menstruación, cuando en realidad se trata de una implantación que ha interrumpido su curso. Esto no quiere decir que todos los retrasos se deban a un embarazo frustrado, pero lo cierto es, que desde que las pruebas de embarazo son tan sensibles, es posible saber incluso antes de la falta, si existe implantación.

Normalmente, cuando una mujer ha sufrido tres abortos seguidos, se denomina abortos de repetición y se debe someter a una serie de pruebas médicas para dilucidar el motivo de las pérdidas. Si se trata de uno o incluso dos abortos espontáneos seguidos, no existe motivo para pensar que se trate de complicaciones que impidan llevar a término un embarazo con éxito.

Aproximádamente uno de cada cinco embarazos, termina en aborto espontáneo. El 50% de estos, se deben a causas genéticas, un 15% al síndrome antifosfolípido y el resto a otros motivos entre los que se encuentran, defectos uterinos.

Tienda online de test de embarazo ultrasensibles y test de ovulación

Los síntomas

Dependiendo del tipo de aborto espontáneo, se tendrán unos u otros síntomas. Cuando el aborto espontáneo es completo, se inicia con un sangrando similar al de la menstruación, pero más abundante y doloroso. Cuanto más tiempo de gestación se tenga, estos síntomas serán más notorios.

Existe otro tipo de aborto espontáneo, que es el retenido. En este caso, se produce la muerte del embrión o feto, pero no se expulsa, quedando dentro del útero. La mayoría de las veces, se detecta en una ecografía de rutina y es posible no apreciar ningún tipo de síntoma que nos avise. Incluso se pueden seguir teniendo nauseas, dolor de pecho, cansancio y no imaginar que el embarazo se ha interrumpido. En estos casos se suele practicar un legrado.

El último tipo es el incompleto. Se produce un sangrado, pero no se termina de expulsar totalmente el contenido del útero, por lo que también se hace necesario un legrado.

Las secuelas psicológicas

secuelas aborto espontáneoEsto sin duda es lo peor. Las secuelas psicológicas, dependen mucho de cada mujer, del tiempo de gestación y de la repercusión social del entorno. Está claro que cuanto más avanzado está el embarazo, más duro resulta para la madre, pero la posibilidad de poder sufrir un aborto espontáneo, es algo que toda mujer debería de tener en mente cuando se propone quedar embarazada, ya que se trata de un hecho bastante más habitual de lo que todas pensamos cuando no estamos informadas. A pesar de pasar por una experiencia tan dura, debemos evitar que nuestra vida gire en torno a un hecho que no podemos preveer.

Si has pasado por esta nefasta experiencia, recuerda que no todo está perdido y que después un aborto espontáneo es posible llevar a término un embarazo absolutamente normal.

¡Un abrazo!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.